E

ste es el último episodio de iCarly, una película para televisión dividida en dos partes. En el final de la serie, Carly se pone triste al descubrir que su padre, el coronel Shay, no podrá regresar a Seattle para ir con ella al baile de padres e hijas de la fuerza aérea, un baile al que habían asistido cuando Carly era una niña. Spencer se ofrece a llevarla, pero antes se pone a arreglar una motocicleta para el primo de Calceto con ayuda de Sam, ya que ella siempre soñó con subirse a una Sterling 1964 porque es la mejor moto del mundo. Cuando la están reparando, Lewbert estornuda sobre Spencer contagiándolo de fiebre, por lo que no puede acompañar a su hermana al baile. Mientras tanto, Gibby va al centro comercial para hacer una réplica de su cabeza (porque la perdió en las Vegas) pero se queda atorado en la máquina, así que Benny (el vendedor) le regala su comadreja para compensarlo. Freddie lo acompaña para comprar una funda para su nuevo celular, un Samsung Gemini Maxpad que su mamá le compró, y del que todos se burlan por su tamaño gigantesco. Sam llama a Freddie y Gibby para decirles lo que ha pasado y ellos se ofrecen a ir con Carly al baile para animarla. Pero Carly, que antes estaba entusiasmada por arreglarse y ponerse bonita para el baile, queda devastada al enterarse y no quiere ir con nadie, llorando de tristeza y amargura porque no irá al último baile de padres e hijas y nunca más volverá a ver a su papá. Pero entonces, el Coronel Steven Shay aparece en la puerta de la casa, para felicidad y sorpresa de todos. Carly corre a sus brazos diciéndole cuánto lo ha extrañado todo este tiempo; Steven abraza a su hijo Spencer y saluda a Sam, Freddie y Gibby (a quien recién conoce). Luego, lleva a Carly al baile, tras lo cual los Shay arman una fiesta en el apartamento. Sin embargo, luego del baile, el coronel Shay le confiesa a su hija que sólo ha vuelto a casa por esa noche, pues debe partir a su base en Italia inmediatamente. Carly entristece pues esperaba pasar tiempo con su papá, así que el coronel ofrece llevarla a vivir con él, pues allá podrá ser feliz con su padre recuperando el tiempo perdido, y seguir estudiando en la escuela. Pese a que Spencer y todos le aconsejan que se marche con su padre, Carly se siente triste por tener que abandonar para siempre a sus mejores amigos, dejar a su hermano y la vida feliz que hasta ese momento había tenido; pero el coronel Shay le recuerda que hay chicos lindos en Italia, tras lo cual Carly acepta entusiasmada. Así, los chicos hacen el webshow iCarly por última vez, con el coronel Shay como invitado especial, agradeciendo a todos los fans por el amor y el apoyo que les han dado todos estos años, y prometiendo regresar algún día. Al despedirse, Carly le agradece a Spencer por cuidarla, protegerla y hacerla reír todos estos años, y por enseñarle que ser un adulto no significa que uno tenga que dejar de ser divertido o creativo como él. Unos minutos antes de partir, en el estudio de iCarly, Carly va a despedirse de Freddie (quien estaba sacando todas sus cosas del estudio) y al final le da un inesperado beso. Freddie queda bastante sorprendido e impactado y llega a abrazar a Carly durante el beso, y cuando ambos se separan y salen del estudio, Freddie alza los brazos. Esta acción nunca es explicada, pero el creador de la serie aclaró que la escena no tiene un significado romántico,32 no sólo por el hecho de que Carly no había mostrado algún interés por Freddie desde Te Salvé La Vida, sino también porque al inicio del episodio, Freddie le había preguntado a Sam si quería volver a ser su pareja (aunque nunca llegó a terminar la frase) dejando abiertas las posibilidades de un futuro para los personajes. Entre lágrimas y lamentos, Carly se despide de todos y Sam se ofrece a acompañarla hasta la entrada del edificio. En el elevador, Sam le regala a Carly su control remoto como signo de su amistad para que la alegre en todo momento (sin saber que Carly le había robado un beso a Freddie) y ambas se abrazan llorando, diciéndose adiós. Carly toma el avión que la alejará de sus amigos, y comienza a ver vídeos de episodios pasados de iCarly, al mismo tiempo que los chicos recuerdan todos los momentos felices que pasaron durante los últimos 5 años, creciendo juntos y compartiendo sus experiencias con el público. Al final, aparece Sam en la motocicleta, que Spencer le regaló por ser una gran amiga y tener un gran corazón. La noche cae sobre Seattle, el semáforo cambia a verde y Sam avanza, rumbo a una nueva vida. A la distancia, viéndola partir, Freddie, con un tono melancólico en la voz, concluye el episodio de la misma manera que solía concluir siempre el webshow iCarly, con unas palabras que ahora son mucho más reales que nunca: «Y estamos... fuera».

Resumen themoviedb.org